11 de enero de 2008

GEOGRAFÍA TANGUERA VII. TANGO Y BURDEL I

Antes de desarollar este tema, que dará para un par de entradas, unas notas históricas.
Argentina tenía en el año 1880 una población de 1.5 millones de habitantes, y sus exportaciones alcanzaban la cifra de 1000 toneladas. Treinta años más tarde contaba con 9 millones de habitantes y exportó 10 millones de toneladas. Todo esto gracias a un descomunal proceso migratorio propiciado por las necesidades de un país en construcción, y fomentado tanto por las autoridades nacionales con una política generosa de inmigración y bajo consignas del tipo POBLAR ES GOBERNAR, como por las pésimas condiciones de la población europea de principios del siglo XX en lo económico y las persecuciones religiosas en Rusia, Centroeuropa y Oriente Próximo (en Argentina a los judíos aún se les llama Rusos).
Esta avalancha migratoria estaba formada en un 70% por hombres, de los cuales otro 70% eran solteros y jóvenes. Como uno puede imaginarse, no hay mejor caldo de cultivo para la prostitución.
Las mafias locales, las sociedades francesas, polacas o judías proporcionaban la mercancía requerida, y se repartían el pastel tanto sobre el mapa físico como social del país. La sociedad francesa más importante, la MILIEU, se quedó con el centro, y estaba en la cúpula de la jerarquía prostibularia. Los polacos (de los que luego hablaremos) se establecieron en La Boca ...
Dicho esto, y pese a lo comúnmente creido, no es el burdel el lugar de nacimiento del Tango. El Tango no nació en el prostíbulo, sino en los conventillos, ya hablaremos de eso. Tampoco es el burdel como lugar de diversión ni de pecado un tema recurrente en la música Rioplatense. Por lo general las necesidades fisiológicas estaban cubiertas por un abundante contingente de pupilas y era fácil el acceso a ellas. La satisfacción del deseo sexual no era un problema, y por tanto no es un tema tanguero .
Sin embargo, el acceso a la propiedad de la mujer por el matrimonio sí lo era, y la mujer, por escasa, acabó convirtiendose en bien de promoción social. Sólo los ricos y acomodados tenían fácil casarse. Ese sí es un tema recurrente en el Tango. Al hombre humilde sólo le queda la opción de sacarlas de esa vida de perdición convertirlas en buenas y casarse con ellas olvidando su pasado

"a mí qué me importaba tu pasado
si tu alma entraba pura a un porvenir"

y hay multitud de tangos que reflejan la tristeza del hombre por la imposibilidad de conseguirlo, o el enojo porque, una vez conseguido, la muy percanta se agenciase otro otario.
Por razones de edad, aún más insalvables que las morales, no frecuenté los lupanares Bonaerenses de principio del siglo XX, pero por las referencias literarias de los "quecos" (burdeles) más conocidos (Laura, La Vasca, Mamita, Madame Blanch...) debían ser parecidos a los salones de las películas del oeste. Se bebía, se bailaba, se celebraban graduaciones, se cerraban negocios... y se ofrecían unos reservados para que las pupilas y sus clientes se acordaran del ministro Solbes. Todo bajo la vigilancia de chulo llamado "canfinflero" si la pupila era criolla, "macró" si era francesa o "caftán" si era judía rusa, polaca o centroeuropea. Acabado el acto cunicular la pupila daba la "lata" o ficha al rufián para que éste lo canjeara por dinero en la administración del local
"lechero, piánte su leche
que su leche se cortó
pues yo tengo otro lechero
que me da leche mejor"
y a otra cosa.
Durante los años del crecimiento argentino (1880-1930) las autoridades toleraban este negocio, promulgando algunas leyes cuando se les empazaba a ir de las manos, como la Ley Palacios (de 1920 más o menos) que prohibía la utilización de menores en las casas de lenocinio. La Iglesia, incluso, jugó un papel ambiguo, pues frente a la concepción judeocristiana de la mujer como fuente de pecado y perdición, enfrentó una interpretación (algo libre) de las teorías de Santo Tomás y San Agustín aceptando la prostitución, aunque reprobable, como un mal menor.
Toda esta época dorada acabará en los años 30 por un hecho fundamental: el escándalo provocado por el desmantelamiento de las sociedades mafiosas polacas (¡qué escándalo , aquí se juega!), la ZIW MIGDAL, y la ASCHQUENAZU, ambas herederas de la "Sociedad Ebrea de Socorro Mutuo" denominada "VARSOVIA". Esta sociedad llegó a tener 5000 socios con 2000 burdeles, sinagoga y cementerio propio en Buenos Aires. Cuando en 1930 (casualmente coincidiendo co el descenso de las necesidades inmigratoria) se incoa expediente contra ellas, se provoca tal escándalo que el Gobierno se ve obligado a promulgar la Ley de Profilaxis Social en 1936 para tranquilizar a la población. A partir de entonces en ese mundo nada, nada, será igual.

En el libro de la propietaria de este blog hay un par de capítulos sobre estos temas escritos con mucho conocimiento. Prefiero ignorar cómo lo ha obtenido, pero al hilo de ellos procedemos con nuestro exitoso concurso EL GARDELIN DE ORO con unos versos de un tangazo fantástico donde se refleja la realidad de las paicas y las grelas, minas de cabaret que cuando el sol apunta y se acaban las burbujas del champan, se tropiezan de bruces con la realidad.
A VER SI MIS FIELES LA ACIERTAN , QUE ES MUY FACIL

"Che madame , que parlás en francés
y tirás ventolin a dos manos,
que cenás con champan bien frappé
y en el tango enredás tu ilusión"

Espero vuestras respuestas. Un abrazo.

6 comentarios:

Dolfi dijo...

Título: Muñeca brava
Letra de Enrique Cadicamo.
Musica de Luis N. Visca.
Compuesto en 1928.

A lo peor me equivoco.

Saludos erudito Gavión

Seb Fargis dijo...

Tu articulo es genial. Como me encanta los encuentros entre culturas y los efectos que siguen vivos todavia en el idioma Castellano.

Como soy gabacho, me permito decirte que "MILIEU" es masculino en frances...

Saludos

gavion dijo...

Reconforta saber que en este desierto en el que predico aparece de vez en cuando algún despistado dando ánimos para que la travesía continúe.
Gracias Dolfi , mi único fiel, y gracias , amigo gavacho.No se cómo llegaste hasta aquí , pero espero que no encuentres el camino de salida.

Anónimo dijo...

Acá otra despistada dando ánimos MUUUY LINDO TU ARTICULO!

Gavión dijo...

Me resulta asombroso ver que, más de año y medio después de haberla escrito, esta entrada sigue teniendo visitantes. Algunos de ellos incluso la comentan. Gracias amiga ANONIMA, para estar despistada has encontrado muy bien el camino.

Guido Finzi dijo...

Si no estoy mal informado, el tango lo comenzaron bailándolo los tipos (entre sí) en los burdeles. Las mujeres, en un principio, estaban excluidas de la danza. Tipos que, como se puede suponer, entraban en la categoría de rufianes, proxenetas y ralea parecida.

Un saludo