25 de enero de 2008

A VUELTAS CON EL ABORTO


No voy a tratar de exponer aquí todas mis ideas sobre este controvertido asunto, pero, al igual que otros, no puedo dejar de responder a algunos de los argumentos empleados en el debate:

Los que están en contra del aborto son unos beatos que defienden la existencia del alma.
En fin, modestamente, y parafraseando a Javier Krahe, que confiaba en ser algo eterno gracias al cromosoma, los que defendemos que hay vida humana desde el momento de la concepción lo hacemos gracias al cromosoma. Porque se forma un individuo con una dotación cromosómica de la especie humana. Sí: es muy feo, muy pequeño, no tiene ojos, no siente ni padece, no puede sobrevivir por sí mismo y está lejísimos de tener libre albedrío ¿y qué? Es un individuo y tiene la dotación genética de un ser humano. Hasta ahora nadie me ha podido convencer de que haya otra manera mejor de definir qué es un ser humano y qué no.

Si tú no quieres abortar, no lo hagas, pero deja que los demás decidamos.
Me gustaría saber qué responderían los proabortistas cuando alguien utilice un argumento similar para defender el derecho a eliminar a alguien que, según el argumentante, no tenga derecho a la vida. Por ejemplo, un condenado a muerte. “Si tú no quieres matar a un condenado a muerte, no seas verdugo, pero deja que los demás podamos serlo”. O si hubiera alguna corriente de pensamiento que considerara indignos del derecho a la vida a ciertos grupos de personas, como las personas con síndrome de Down (tienen 47 cromosomas, en vez de 46. Si tú no quieres matarlos, no lo hagas, pero déjanos a los demás hacerlo), los enfermos en situación terminal (si tú no quieres darle jicarazo al abuelete, no lo hagas, pero déjanos a los demás hacerlo), o ciertos grupos raciales o religiosos.

Los supuestos actuales de despenalización son correctos.
Sobre las malformaciones, creo que ha quedado clara mi opinión en los apartados anteriores.
En el caso de violación ¿cómo se puede estar contra la pena de muerte para el violador y a favor de la pena de muerte para el hijo del violador?
En el caso de riesgo para la salud física o psíquica de la madre, desde luego, si es solo la salud, creo que la vida del no nacido es un bien superior a la salud de la madre. En el caso de que haya un peligro inminente para la vida de la madre, entonces ahí sí entran en conflicto dos bienes del mismo nivel y sería correcto permitir la decisión entre cuál de los dos bienes salvar, si es posible, o eliminar al feto para salvar solo a la madre (algo parecido a los casos de hermanos siameses que juntos no pueden vivir y separados uno de ellos moriría).

Lo mejor es una ley de plazos.
Confieso que este es el argumento que menos entiendo. Una de dos: o uno piensa que la vida intrauterina no es protegible (o, por lo menos, es menos protegible que la libertad de la mujer) y, en consecuencia lo lógico es que se defienda el aborto hasta el noveno mes de gestación, o se piensa que sí es protegible y que está por encima de la libertad de la mujer, y entonces se está en contra del aborto en cualquier momento. ¿Qué puede ocurrir en la semana doce o catorce que convierta a un feto en algo protegible cuando antes no lo era? Yo veo que desde el coito hasta el nacimiento, hay dos momentos clave, en el sentido de que introducen cambios cualitativos en el proceso: la fecundación y el parto (quizá también la implantación) y, por tanto, las decisiones deben tomarse en función de esos momentos, no de procesos continuos como la aparición del tubo neuronal o del bulbo raquídeo.

Las mujeres tienen derecho a decidir sobre su propio cuerpo.
Yo estoy de acuerdo en que cada uno decida sobre su propio cuerpo: que venda su pelo para hacer pelucas, que se haga cortes en la lengua para tenerla bífida, que se emascule para sentirse mujer, que ceda su hígado a su hijo para salvarle la vida con un trasplante, o que venda sus intestinos a la casquería de la esquina para que otro se haga callos con ellos.
En todos estos casos, uno usa su libertad bien para beneficiar (o perjudicar) solo a sí mismo, bien para perjudicarse a sí mismo beneficiando a otro. En el caso del aborto, uno decide sobre su propio cuerpo para beneficiarse a sí mismo y para perjudicar a otro que, encima, no tiene ninguna culpa de estar ahí (¿cuántas veces hemos oído o usado la frase de “yo no te pedí nacer”?).

La legalización del aborto es un paso más en la liberación de la mujer.
No sé ustedes, pero a mí me parece que la legalización del aborto es un paso más en la facilitación del escaqueo de los hombres.



En fin, lo más curioso del caso es que los proabortistas se dedican a insultar a los antiabortistas que, después de todo, están tratando de salvarles la vida a sus hijos (de los proabortistas) porque, mientras no sea obligatorio abortar, la vida de los hijos de los antiabortistas está bien protegida por sus padres.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

claro que sí!
eso de abortar es de locos...
si es así es solo por responsabilidad de los padres...
¿porqué matar a un feto y no a un niño de pocos meses?
al fin y al cabo es más o menos lo mismo, pero que mas da... de todos modos el feto aún no ha nacido...
si ustedes lo proabortistas hubiesen sido un error no estarian quie para discutirlo en el caso de que la ley dejara abortar a las personas. eso me parece totalmente mal...
es verdad que tú tienes que hacer lo que tú quieras si no molestas a los demas...
pero,¿sabes? matar a una persona que aun no tiene conocimiento sí es hacer daño a alguien.



pero ¿qué mas da?
ellos no estan a punto de pperder la vida...

Dolfi dijo...

Zuppi, no encuentro fisuras en tus argumentos de defensa de los derechos de los no nacidos. No obstante lo cual hay otros asuntos que vale la pena considerar:

a) la calidad de vida de un hijo no deseado.
b) Que ante cualquier prohibición aparece un "mercado" ilegal, insalubre y siniestro, que satisfará la demanda de abortos.

Si yo fuera mujer, tendría profundos problemas éticos para abortar, además de no recomendarlo; habiendo como hay métodos anticonceptivos disponibles.

Saludos.

Zuppi dijo...

Hombre, Dolfi: está claro que puede haber un mercado negro de abortos, pero también hay un mercado negro de asesinatos y no me parece que el riesgo que corre un matón a sueldo sea suficiente argumento para depenalizar el asesinato por encargo.
Y en cuanto a la claidad de vida de un hijo, me parece un poco cínico argumentar "como quiero lo mejor para mi hijo, y no puedo dárselo, lo mato". No sé si eso mejorará la calidad de vida, pero estoy segura de que disminuye mucho la cantidad...

Anónimo dijo...

Vaya tema has ido a elegir!
Yo no creo que sea cuestión de religión, ni de feminismo, ni de derechos de la mujer, ....
Pienso que para que una mujer tome la decisión de abortar se debe encontrar en un estado de desesperación tal que es la única salida que ve. Como mujer y madre que soy pienso que debe ser una de las decisiones más difíciles, duras y horribles que se deban tomar. ¿Quién soy yo para juzgar a nadie que lo haya hecho?

Os leo siempre.

Zuppi dijo...

Anónimo: gracias por leernos siempre.
Pues yo lo siento, pero veo que cada vez más el aborto se usa como sustitutivo de la anticoncepción (más del 90% de los que se practican en España se hacen por riesgo para la salud psíquica de la madre: tú como madre ¿crees que no arriesgarías tu salus psíquica por un hijo?). ¿Que hay mujeres que lo hacen por pura desesperación? sin duda, igual que hay quien mata a su marido después de una vida entera de malos tratos infernales. Pero la legislación no debe hacerse por casos puntuales.

Blas Bigatti dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Zuppi dijo...

Blas: Por supuesto, mi argumentación se basa en que el cigoto es ya un individuo de la especie humana.
Y por supuesto, cualquier célula corporal (salvo las sexuales) tiene la dotación genética humana. Pero no son individuos. No son completos en sí mismos. No son una forma de vida autónoma. Hay una diferencia entre la vida unicelular y la pluricelular. Y todo ser humano ha empezado por una célula.
Matar una célula de un embrión ya pluricelular no es matar un ser humano. Matar un cigoto unicelular, desde mi punto de vista, sí.
Tú dices "Mi humilde opinión es que no hay vida prenatal propiamente dicha si no hay sistema neurológico en función".
Yo sostengo que la vida no depende del sistema neurológico. Si así fuera, no habría vida en una bacteria, en una levadura, o en un sauce llorón. Si hay vida, y el genoma pertenece a la especie humana, no puede ser otra cosa que vida humana. Solo hay que darse cuenta de que la vida humana tiene estados distintos al habitual.
Gracias por participar en la discusión.

Simud dijo...

Zuppi, te agradezco la buena predisposición al debate [sigo siendo Blas, aunque el nick esté cambiado].
Vuelvo a plantear que la clave está en qué definamos como "ser humano." Una bacteria está viva, pero eliminarla no es eliminar un 'ser humano'.
Aquí es donde la cuestión se pone compleja. Considero que hay otros caracteres además de la mera genética que hacen a lo 'humano' (y es lo que nos diferencia de otros animales). Entiendo que es discutible, pero a mi entender, lo humano está dado por la consciencia. Esto se extiende a otros temas en los que infiero también nos encontraremos en desacuerdo. Una persona cerebralmente muerta, que no registra ni elabora los estímulos del entorno, aunque se mantenga artificialmente viva, no sería más que un vegetal. Quien nunca ha registrado al entorno -desde este punto de vista- nunca ha existido como ser. Y quien no podrá volver a registrar el entorno, ha dejado de existir.

Un saludo.

Tachinero dijo...

El Sr Bas Bigatti-Simud divaga a favor el aborto con argumentos propios del tibio pensamiento único en boga y yo, desde mi único pensamiento, intentaré rebatírselos.
En primer lgar, y desde el punto de vista biológico, aunque es verdad que todas las células tienen la carga genética( bueno casi todas, algunas sólo la mitad)del ser humano del que proceden,no todas tienen la capacidad de convertirse naturalmente en un ser humano.Es posible que en un futuro, y ayudado por la ingeniería genética, pueda usted crear su propio clon a partir de una célula de las pelotillas de los dedos de los pies rescatada de los calcetines que se quita por la noche, pero sería con mucho esfuerzo.En el caso de la célula fecundada, el esfuerzo sería el contrario: debe usted hacer un trabajo antinatura para evitar que se convierta no ya en un clon, sino en un ser vivo con su propia carga genética.Por otra parte, y aun dandole la razón, infiero que a usted le parecería bien que para evitar una incomodidad( por ejemplo unos juanetes o unos callos) le pidiera al médico que le cortase los pies.
En mi opinión solo hay dos momentos en la existencia que suponen una discontinuidad y que son datables: la fecundación y la muerte.En ningún otro momento hay un cambio tan brusco entre un segundo antes y uno despues.
Seguiré con mi argumento, y voy a intentar rebetirle su segundo argumento dándole la razón.Acepto formalmente su idea de que solo hay vida prenatal cuando existe un sistema neurológico en función, y que esto sucee "alrederdor de los cuatro meses".¿Puede usted fechar ese "alrededor"? Y en el intermedio de ese ser, no ser, poder ser ¿a quién se le da el beneficio de la duda?.si no puede usted, su argumento no resuelve el problema.Es verdad que lo acota(que no es poco), pero no lo resuelve.
Por otro lado, el tema de la consciencia es, como usted mismo dice, discutible.¿Es conciencia de supervivencia lo que hace a una bacteria alejarse de un atmósfera salada buscando otra más acorde con su naturaleza?. ¿Es consciencia, aunque sea en un estado muy elemental, lo que hace a una semilla esperar a unas condiciones que permitan su crecimiento para enraizar?.¿Es consciente un cigoto cuando se autodestruye si se implanta en un lugar equivocado?.¿es consciente de la realidad la mitad de la población argentina que sigue jurando que no fué la mano de Maradona la que metió el famoso gol?.No sea usted obtuso con el concepto de consciencia.
La realidad es que se podrá discutir si la sociedad puede permitirse aceptar un crimen que ha causado más muertes que el nazismo, el comunismo y la dictadura de Videla-Galtieri juntos.Lo que no es discutible es el crimen.

Simud dijo...

Voy a obviar los insultos e ironías de Tachinero, y hacer de cuenta que estamos debatiendo con seriedad un tema serio. Después de todo, aunque no comparto sus ideas, jamás se me ocurriría burlarme de él por esto.
[También aclaro que este no es mi blog, y si mi opinión les ofende, háganmelo saber, y dejo de participar].
Pero mientras tando, dado que Tachinero acepta que estamos en el terreno de lo 'discutible,' me dispongo a responder a sus argumentos.
Su primer punto (todo lo que señala del pie y demás) ya fue tocado por mi persona, creo que con claridad. Tan sólo agregaría que considero que el esfuerzo de una célula no hace al 'ser humano,' del mismo modo que la 'potencialidad' de ser, no hace al ser.
Luego Tachinero acepta (irónicamente) la constitución del sistema neurológico como punto de partida del 'ser,' para luego señalar que no es posible saber con precisión en qué momento esta constitución se lleva a cabo. Como él mismo anotó, esto tiene lugar alrededor del cuarto mes. Es decir, no en el segundo ni el tercero. Esto dejaría una ventana de por lo menos tres meses para aquel que considere que el aborto es posible.
Finalmente, quisiera aclarar que al utilizar el concepto de consciencia, lo relaciono directamente con el de 'ser.' Como señalé antes -aunque entiendo que no de la manera más clara-, es mi opinión que no se 'es'(humano) hasta que no se comienza a recibir y procesar información del entorno. Este es el primer paso para comenzar a elaborar (lentamente) una consciencia 'de sí'y de los otros, que es lo que caracteriza al ser humano. Entonces, el ejemplo de la semilla y la bacteria de Tachinero no serían aplicables.

Sin más, un saludo a todos.

Zuppi dijo...

Dos días de trabajo muy intenso me han alejado del blog.
Pero veo que la discusión se está acercando al punto justo para enlazar con otro asunto polémico que espero tratar también en una próxima entrada, a saber: la eutanasia.
Es evidente que si se defiende que es la consciencia lo que define la "humanidad" de una vida y, por tanto, que quien aún no la ha alcanzado no tiene vida humana y por tanto puede matarse (si bien, al final la discusión parece centrarse no en la consciencia sino en el sistema nervioso, dado que un bebé recién nacido aún no tiene conciencia de sí mismo), aquél que la pierda (de forma permanente, al menos) pierde también su condición humana y es eliminable igualmente.
La ventaja del sistema que yo defiendo para decidir qué es humano y que no (la dotación cromosómica de un individuo) es que es muchísimo menos imprecisa que la otra (aunque, eso sí, resulta mucho más incómoda, pues hay que procurar que lleguen a término todos los embarazos, incluso los más problemáticos).
Y también discrepo de simud en que sea el sistema nervioso el que nos proporcione capacidad para interactuar con el entorno. Pues el óvulo recién fecundado distingue perfectamente su nueva situación y no muere en pocos días como un óvulo sin fecundar, sino que empieza a dividrse rápidamente y es capaz de encontrar el entorno adecuado para anidar (qué pocos embarazos éxtrauterinos hay).
En fin.
De todas formas, el punto clave de la discusión es qué define el ser humano, si su carga cromosómica (que se crea en el mismo momento de la fecundación) o su capacidad para registrar y elaborar estímulos del entorno (que, según Simud, se produce con la creación del sistema nervioso, hacia el cuarto mes de gestación, pero que Tachinero (de forma vehemente) y yo defendemos que empieza también en el momento de la concepción.
Hemos hablado de uno de los extremos de la vida, espero que pronto podamos hablar del otro.
Un saludo.

neurotransmisores dijo...

A veces las presiones sociales y el miedo pueden con nosotros. Abortar no es natural.

Tachinero dijo...

En rspuesta a la respuesta de mi respuesta a la primera o segunda respuesta de mi, espero, amigo Blas Bigatti-Simud.Siento haber dejado pasar tanto tiempo, pero he estado ocupado.
-Lamento que considere un insulto el recurso literario del uso de la segunda persona.No era mi intención que pudiera sentirse aludido, ni dudo de su limpieza.Sin embargo sí que considero un insulto descortés ese "vamos a hacer cuenta de que estamos hablando con seriedad de un tema serio", que me hace que no considera usted seria mi opinión.
-Este tampoco es mi blog,pero yo no amenazo con piantarme.
-La discusión sobre el punto de partida del ser es antigua.Ya Platónicos y Aristotélicos discutían sobre el Ser , el No Ser y si cabía el Ser en Potencia.No es nada nueva, y tras muchos años de transitada polémica por toda corriente filosófica, ahí continúa.Yo, por tanto, no juzgo desde un punto de vista filosófico el problema.No juego a sr Dios (No podemos definir la existencia porque entonces sería una esencia para nosotros, y como el cognoscente se hace uno con lo conocido, seríamos como Dios).Yo SI tengo muy claro el momento justo en el que se produce el cambio fundamental entre el antes y el después, y ese es un momento claro y objetivo.
-NO acelpo que estemos en un terreno discutible, ni nada de su teoría del sistema neurológico como partida del ser.Me limito a intentar poner en práctica el método socrático de la mayéutica, aunque ya veo que con menos éxito.Tan solo es un juego teórico para intentar demostrar el fallo de su razonamiento.Me está saliendo una entrada muy Helénica, pero ya ve usted,todo lo que se nos pueda ocurrir se le ocurrió antes a un griego.Por cierto, la primera parte del método Mayéutico era la ironía.
-Así que enlazo con el uso de la ironía que usted me echa en cara.¡Qué lindo insulto, irónico!En la práctica totalidad de los temas, la ironía es la única manera inteligente de discutir,y en muchos casos ,la única forma de cargar sin desfallecer con una vida y una Historia.Usted como argentino debería saberlo.Además yo no espero(y estoy seguro de que usted tampoco), que nos convenzamos mutamente.¿Cuánto tiempo hace que en alguno de estos temas "sensibles" no convence ni se convence discutiendo con nadie?Se me antoja tan complicado como que nos pongamos de acuerdo sobre si "El séptimo sello" es una obra de arte o un bodrio infumable.

Simud dijo...

Quiero cerrar mis intervenciones con una aclaración y un resumen de mi posición. Primero, cuando me refiero a interactuar con el entorno, no me refiero a la limitada interacción propia de células u organismos autómatas que actúan de acuerdo a lo codificado en sus genes, sino a una interacción ‘creadora’ que genera y procesa información. Esta interacción se encuentra sujeta a los sentidos; sin sentidos (por más simples que fueran), un organismo no tendría forma de introducir y procesar información.
Pero para cerrar mi postura, intentaré resumirla con una breve descripción:
Un embrión humano se desarrolla durante los primeros meses sin poseer sistema nervioso; se encuentra sujeto a su biología y al cuerpo femenino en el cual se desarrolla. Es recién alrededor del cuarto mes (o, al menos, no antes del tercero) que su sistema nervioso comienza a funcionar. Entonces, paulatinamente comienza a sentir. Comienza sintiendo la tibieza del vientre que lo aloja; sentirá el confort de un vientre que lo acoja con afecto, así como el dolor de los golpes y el maltrato. No podrá hablar, pero al tiempo comenzará a oír y a reconocer las voces y las palabras a su alrededor. Y no en mucho tiempo podrá incluso ver, a través de la oscuridad, la claridad amarronada que se filtre a través del vientre en que reposa y de sus propios párpados. Todo esto que sienta, placer o dolor, confort o molestia, voces, músicas, ruidos y luces, se imprimirán como información en su cerebro, que, de modo débil pero seguro, comenzará a procesar con las pocas herramientas con que cuenta, de modo que la calidad del período prenatal se convierta en uno de los tantos cimientos de la personalidad futura de esta criatura. Si se agrede a un feto de más de tres meses, se estará violentando a un ‘ser,’ que ‘está’, porque siente, porque sufre, y porque responde física o intelectualmente a estas agresiones. Y la prueba está en que las mismas pueden convertirse en traumas futuros.
Pero antes, antes de sentir, no puede haber un ‘ser,’ pues no hay quien sienta, quien sufra, o quien pueda ser afectado. Hay tan sólo un manojo complejo de células en crecimiento. Que pueden o no acabar en un ‘ser’ humano. Pero no lo son aún.
Bueno, creo que en mis participaciones a esta parte he señalado todo lo que tenía que decir sobre el tema. Fue una discusión enriquecedora para mí. Aunque no creo tener tiempo para continuar participando, prometo seguir leyendo las intervenciones que se sumen.
Un saludo a todos.

PD: Antes de marcharme, me siento obligado a responder, aunque sin mucho ánimo, a los repliques de Tachinero. Sin contradecirlo, me bastaré en aconsejarle revisar su concepción de agresividad verbal (en la cual no debería incluir el uso de la segunda persona), sus leves impulsos xenófobos (que le llevan a subrayar con demasiada falta de necesidad las locaciones territoriales), y la inconfundible técnica mayéutica (para lo cual le recomiendo cualquier diccionario básico de filosofía; y sino, esta página: http://www.e-torredebabel.com/Historia-de-la-filosofia/Filosofiagriega/Presocraticos/Mayeutica.htm).

Tachinero dijo...

Querido amigo Simud:
Como ve, despues de tanto trato le apeo el tratamiento y le llamo solo por el nombre.
Estoy desolado.He vivido en el error de imaginarmelo esperando a leer mis comentarios con la ilusión con que un niño espera a los Reyes Magos. O por lo menos con la que yo esperaba los suyos.Pero ya veo que, además de poco serio, le resulto cansino. Así es que no hay alternativa. Esta relación tiene que acabar. Yo tampoco escribiré nada más.
Con su habitual habilidad gambeteadora vuelve usted a la carga, pero insiste en atacar por el ala derecha, y, como le dije, es difícil convencer y marcar gol si no se cambia de extremo.
Acepto su crítica a mi agresividad verbal por subjetiva( aunque si la red transmitiera los olores comprobaría usted que escribo con tinta perfumada), así como su crítica a mi desconocimiento de la filosofía antigua por objetiva.Lo que me cuesta entendr es lo que usted califica de "leves impulsos xenófobos".Tengo un amigo al que puedo preguntarle mis dudas sobre las costumbres migratorias de los renos.Debo aclarar que mi amigo es portugués.¿Es eso más o menos xenófobo que decir que está casado con una chica que es de la región lapona de Finlandia?¿o quizás sea sexista por hacer incapié no necesario en que su mujer es una chica?A lo mejor para usted no es importante saber que si la mujer de mi primo puede explicarme cómo se produce el tequila a partir de esos cactus tan punzantes porque es mejicana, razón por la cual no se puede comer en su casa si no tienes boca de amianto.Además, usted en su perfil da datos más que concretos de su ubicación y de otra muchas cosas.Si usted se expone, no pretenderá que no se tenga en cuenta.Por otro lado le aseguro que su pais tiene en mi vida una importancia y ejerce una influencia casi siempre positiva.Me sorprende su juicio contra mí, más aún cuando sus ideas sobre estos temas están más cercanas que las mías a las teorías nazionalsocialistas.En cualquier caso, y teniendo en cuenta lo que me dicen cuando discuto con gente sobre estos temas, lo suyo casi es un alago.
Con respecto a la filosofia griega, le prometo repasármela, pero ni mi ordenador ni yo tenemos tanta memoria como para recordar una dirección tan larga.¿No tendrá usted algo más cortito? No se, del tipo "matamesimolesto.com".

Elías Mandeb dijo...

Los gemelos univitelinos no tienen dotación genética única, las células cancerosas sí. Ese no es argumento.
Decís que un cigoto tiene el "potencial" "natural" de convertirse en un ser humano mientras una célula somática no ¿no te parece muy metafísico? Definí "natural"

Zuppi dijo...

Elías: lo que hace del cigoto -luego embríón- ser humano no es tener un código genético único (efectivamente, como bien apuntas, si no los gemelos idénticos no serían seres humanos), sino que, teniendo código genético de la especie humana es un individuo, es decir, una forma de vida completa en sí misma. Un tumor, desde luego, no lo es y tampoco una célula somática. La célula somática expresa solo parte de su carga genética, la que le corresponde dentro del individuo completo.
Pero un cigoto se dedica, exactamente, a expresar todo su potencial genético, y por eso el resultado es un ser humano.
Yo veo muy claro que el cigoto es simplemente la primera forma que adopta un individuo de cualquier especie.
Si no, piensa: si de una especie animal hubieran desaparecido todos sus ejemplares pero quedaran cigotos congelados ¿pensarías que se ha extinguido la especie?
¿y si quedaran células tumorales? ¿o células somáticas? me hablarás de la clonación pero ¿qué es la clonación sino la transformación de un óvulo en un cigoto mediante la sustitución de su núcleo incompleto por uno completo? ¿no es exactamente eso lo que pasa en la fecundación?