17 de noviembre de 2008

“PETIRROJO” DE JO NESBO Y OTROS LIBROS.

Me compré “Petirrojo”, de Jo Nesbo (la última “o” debe llevar un “/” pero, como Astérix en la Gran Travesía, no sé ponerlo) por el aspecto y por lo que leí en la contraportada y la solapilla. Entre otras cosas, que había recibido el Bokhandlerprisen, el premio de los libreros, y el Tidenes Beste Norske Krimroman, premio especial a la mejor novela negra noruega de todos los tiempos ¿Quién puede resistirse a algo así?
Yo estoy más acostumbrada a la novela negra escrita por mujeres (PD James, Patricia Cornwell) y esta se nota que tiene un autor masculino. No sé muy bien describir por qué. Es quizá el tipo de protagonista (policía medio alcohólico de pasado oscuro, ya saben) o los detalles que se mencionan.
La historia empieza con saltos temporales que resultan un poco incómodos (me pasa sobre todo en las novelas cuyos personajes tienen nombres que resultan todos iguales y nunca sabes si el salto temporal se refiere al comisario de la primera página, es alguien nuevo, o es el vecino que ha saludado al protagonista) pero se va haciendo lineal a medida que transcurre. Yo no tenía idea de lo que pasó en Noruega en la segunda Guerra Mundial ni de los posteriores procesos a colaboracionistas, pero no hace falta para seguir la trama. Una de las mejores cosas de la novela es cómo de la línea principal deriva otra que, en algunos momentos, tiene más interés que la primera.
Se hacen referencias a historias pasada (a algo que pasó en Bangkok) y deja abiertas historias para el futuro (la historia del Príncipe). Te deja con ganas de leer las novelas anteriores y las posteriores. Una pena, porque no están traducidas al español. A ver si utilizo mis influencias en las mejores librerías para conseguirlas en inglés.
El autor tiene una página web muy bonita (para lo que yo, en mi escaso nivel webero, estoy acostumbrada) donde hay resúmenes de sus otros libros, lo que aumenta las ganas de tenerlos.

"ADIÓS, CATALUÑA (CRÓNICA DE AMOR Y DE GUERRA)" DE ALBERT BOADELLA.
Lo primero que me llamó la atención de este libro es que ganó en 2007 el premio Espasa ¡de ensayo! cuando es una autobiografía de este interesante y polifacético personaje.
Está estructurado en capítulos de dos tipos (como reza su subtítulo): de guerra y de amor.
Por supuesto, son mucho más entretenidos los de guerra. Yo me sospecho que los capítulos de amor están para darles en las narices a los (abundantes) detractores que tiene Boadella, porque no hay cosa que fastidie más a alguien que saber que aquel a quien odias es feliz.
El libro no busca la belleza literaria, aunque está escrito con buen estilo, sino poner al descubierto cómo se las gastan los nacionalistas con poder con alguien que no quiere comulgar con sus ruedas de molino. Incluso cuando ese alguien, aparentemente, sería estupendo para hacer patria, porque está orgulloso de sus orígenes catalanes, es inteligente, reputado, provocador, intelectual, de vida más bien disipada...
Lo más llamativo es cómo Boadella no se deja achicar y responde a ataques con otros a veces realmente muy desagradables.
El libro abunda en detalles, pero lo triste es que no enseña nada que una no supiera o, por lo menos, sospechara ya.
Solo me queda una duda que dejo en el aire por si alguno de mis lectores catalanes la quiere resolver ¿por qué esa costumbre de escribir “Catalunya” en los textos en español? Me resulta tan cursi como si se empleara “Suomi” o “Deutschland” para referirse a Finlandia o Alemania. Y también me resulta incongruente porque en otros idiomas, por ejemplo en inglés, sí que traducen el nombre a “Catalonia” y cuando escriben en catalán sí que traducen los nombres españoles.

"HERMANAS", DE JOSEFINA ALDECOA.
No sé mucho de Josefina Aldecoa, pero por lo que conozco de ella, me parece una mujer inteligente, elegante e independiente. Por eso no deja de sorprenderme que utilice el apellido de su marido. No sé si como homenaje, porque era costumbre en España en los años cincuenta o porque es mucho más fácil moverse en los ambientes literarios llamándose Aldecoa que Rodríguez (y conste que me parece perfectamente legítimo emplear esos medios).
Leí hace años “El enigma” y ahora he leído “Hermanas”. Lamento decir que ambas (hablo ahora sobre todo de la segunda. De la primera apenas me acuerdo) me han parecido novelas para pasar un buen rato, en unas vacaciones o un viaje, y olvidarse de ellas. Les falta sustancia, peso a los personajes, cimientos a las circunstancias. Y además es un poco previsible. La descripción de la casa y la familia de las hermanas protagonistas me recordaba a las novelas de Rafael Pérez y Pérez y Luisa María Linares que leía con trece o catorce años. Aunque, por supuesto, la historia es mucho más adulta.

En resumen, que si tuviera que resumir estos libros lo haría así: “Petirrojo”, muy recomendable para los amantes de la novela negra; “Adiós, Cataluña”, léelo, si eres antinacionalista, para reafirmarte en tus convicciones, si eres nacionalista, para segregar bilis, que de vez en cuando viene bien; “Hermanas”, llévatelo un fin de semana.

7 comentarios:

Dolfi dijo...

Si no fuera por ti, el nivel de lectura en España sería mucho más bajo. Ánimo a las minorias inteligentes. Saludos.

Zuppi dijo...

Si no fuera por tí, mi nivel de autoestima estaría mucho más bajo...
Gracias.

posodo dijo...

Como te he adelantado en mi blog, ya he tomado nota de las recomendaciones. Siguiendo tu ejemplo, también, en algún momento, me pasaré a esta actividad.
Saludos

posodo dijo...

Por otro lado, totalmente de acuerdo con tu comentario sobre la esquizofrenia/discriminación/incoherencia en el uso de un idioma u otro para los nombres propios de los lugares.

pollito dijo...

Hola, Zuppi. Yo leí "Historia de una maestra" de Josefina Aldecoa y me pareció vomitivo. Trataba ¡¡tachán, originalidad!! del mitificado cuerpo de maestros de la segunda república y su cruzada (mejor, anticruzada) contra la cerril ignorancia en que la iglesia mantenía al pueblo español. La Aldecoa no me gusta nada (1) porque va de feminista y sin embargo se hace llamar por el nombre de su marido, (2)porque es uno de los ídolos de Lucia Echevarría o Etxebarria como se dice ahora. Lagarto lagarto.

En realidad, ahora que lo pienso, no me gusta niguna escritora española. Ni ésta, ni Carmen Martín Gaite, ni Ana María Matute ni mucho menos las más jóvenes. Me parece que son poco escritoras y muy predicadoras... les falta oficio.

pollito dijo...

¿Se nota que hoy me dan las vacaciones de Navidad? Voy a hacer otro comentario.

Lo curioso del "boom" de la novela negra escandinava es la ausencia de cultivadoras femeninas, cuando en otros ámbitos geográficos ganan por goleada. Siempre he pensado que el género detectivesco se adapta muy bien a las escritoras, porque es un género básicamente costumbrista. Las mujeres tienen muy buen ojo para lo cotidiano.

En fin; en cambio los nórdicos son todos tíos. Bueno, los pioneros del género, en los años sesenta, eran un matrimonio (o más probablemente pareja; ya se sabe que en esas latitudes nos llevaban treinta años de adelanto): Maj Sjowall y Per Wahloo. Henning Mankell se ha puesto de moda recientemente y ahora el despiporre es Stieg Larsson y su trilogía "Millenium". (A Jo Nesbo no lo he leído, pero veo que las costumbres libatorias de su detective son las mismas que las del inspector Wallander, el héroe de Mankell)

¿Merece la pena leerlos? Sí por el aspecto costumbrista, pues una investigación policiaca te lleva forzosamente por todos los estratos de la sociedad sueca, noruega... en fin, de esos desdichados países privados de sol. Hablando desde el punto de vista de la trama de misterio... pues no son gran cosa. Y todos tienen una gran tendencia a sermonear, como buenos socialdemócratas.

Acabo con una recomendación curiosa para conocer mejor a los nórdicos: las "Cartas Finlandesas" de Ángel Ganivet, que fue cónsul muchos años en Helsinki. Descargable de la Biblioteca Virtual Cervantes y también publicado por Nórdica (puede conseguirse en las buenas librerías, como "Antonio Machado" en Madrid). El hecho de que Ganivet se suicidara arrojándose al río Dwina en Riga (Estonia) NO es la conclusión lógica de su estancia en el Norte; el pobre estaba loco.

Zuppi dijo...

Gracias por comentar, pollito. Menuda erudición en literatura nórdica.
Solo quiero recordarte que en vez de comentarios podías escribir alguna entrada que la de barchester Towers tiene mucho éxito entre los visitantes.
Por cierto, en la pareja de Maj Sjowall y Per Wahloo ¿quién era el hombre y quién la mujer?